Lo que nos da la naturaleza en esta época, ¡no es casualidad!

 

 

 

 

 

Aprovecha la luz del sol. Corre las cortinas y deja que los rayos de luz penetren dentro de la habitación. Del

mismo modo, cierra las cortinas y baja las persianas cuando se haga de noche.

Localiza las corrientes de aire. El calor suele escaparse por ventanas, puertas y pequeños orificios como pueden

ser las cerraduras o el buzón de una casa. ¡Acaba con ellos!

¡Y por último, dormir con gorro y calcetines!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PATRICIA NOGUERA

BLOG.CIVICLUB.ORG

Ver todos